Trabajar haciendo dibujos de portadas para la revista Club Nintendo era de lo más entretenido. ¿Por qué se preguntarán? Porque para hacer una portada, debía jugar los videojuegos, ver de que trataban e inspirarme. Largas horas de play me daban la inspiración que necesitaba… (Entre nosotros, a la hora ya se me ocurría algo, pero debía seguir jugando para “inspirarme” por varias horas más, je-je)

Anuncios